Otitis Media Aguda

La otitis media es la inflamación del oído medio (el área comprendida entre la membrana timpánica y el oído interno), y generalmente aparece en el contexto de una infección respiratoria o catarro. Las infecciones se producen por la llegada de las bacterias desde la nariz al oído a través de la trompa de Eustaquio. Es una enfermedad sumamente frecuente, que se considera que puede afectar a tres de cada cuatro niños menores de tres años.
La inflamación en el oído medio hace producir líquido y moco dentro del oído y éste provoca los síntomas. Las manifestaciones clínicas en esta enfermedad son diferentes en función de la edad del niño:
El niño capaz de hablar se quejará de dolor de oído. Este dolor se acompaña normalmente de fiebre, malestar y pérdida de apetito. Este cuadro se acompañará de otros síntomas como moco, tos, y respiración nasal dificultosa por la obstrucción.
Los niños más pequeños, incapaces de explicar su dolor, muestran irritabilidad, intranquilidad, un llanto más fuerte de lo habitual y además, duermen mal. Todas estas manifestaciones se suelen asociar a la presencia de fiebre y casi siempre con pérdida de apetito.
Cuando la presión se eleva por encima de un determinado nivel debido a la presencia de líquido o moco, se produce la perforación del tímpano ocasionando la salida de un líquido blanquecino y espeso, de aspecto purulento por el conducto auditivo (llamado otorrea). En este caso, los padres suelen encontrar costras o manchas de pus e la almohada. Afortunadamente, cuando esto ocurre, el niño deja de quejarse o se muestra más tranquilo pues el dolor desaparece al disminuir la presión del oído.
La fiebre provocada por la otitis media puede ser elevada y con todas sus manifestaciones propias: tiritonas, piel de gallina, labios azulados, rechazo del alimento, y dolor de cabeza. En otros casos, sólo será una febrícula que no sobrepasará los 38ºC.
Ante la presencia de cualquiera de esto síntomas habrá que visitar al médico para que verifique el diagnóstico e indique el tratamiento.
 
En aquellos niños en los que las otitis medias aparecen de forma repetida pueden ser necesarias otras medidas. En primer lugar deberemos evitar el agua en los oídos en la fase aguda y, si podemos, los factores de riesgo (asistencia a guardería, humo de tabaco, alergias, etc.) y si con ello no conseguimos tratar las otitis, deberemos plantearnos la visita al especialista que en algunos casos recomendará la eliminación quirúrgica de las adenoides y en algunos casos, la colocación de tubos de drenaje en el tímpano.

 

Centro registrado y autorizado por la Xunta de Galicia para Otorrinolaringología y Medicina Estética con nº de Registro C-36-001900